miércoles, 2 de abril de 2008

Mestizaje



Para que nadie olvide el símbolo de su tierra, un vecino de Cardiff ha adornado su jardín con esta escultura. No deja de ser curioso ver un dragón galés rampante con bigotes chinos...

1 comentario:

Jope dijo...

Eso sin contar con el susto que se deben pegar los vecinos cada vez que vuelven 'tostados' del pub local por las noches... ;)